Vai direttamente ai contenuti della pagina

La Vía de la Adopción

Para adoptarEmanuele Luzzati 4

Publicación "Para una familia adoptiva"

(informaciones para las familias a las que les interesa la adopción internacional)


Presentación


opuscoloEste opúsculo está dedicado a las personas que quieren adoptar a un niño extranjero. Una elección encomiable con la que se quiere dar una familia  y un futuro mejor a quien ha nacido en condiciones desafortunadas. El objetivo de esta publicación es acompañar a las parejas que inician el camino de la adopción internacional a través de los  diferentes pasos: los servicios socio-sanitarios y los tribunales, los entes autorizados italianos y las Autoridades extranjeras. Un camino determinado donde cada uno de los sujetos tiene un papel preciso, tareas específicas en cada fase del procedimiento - del mismo modo que los  aspirantes  padres -  y derechos específicos que es importante conocer. Se espera y desea que las informaciones contenidas en estas páginas sean una ayuda concreta y clara y puedan servir para que  las familias puedan llevar a cabo de modo más sereno ese gran acto de amor que es la adopción.

Visualiza publicación

Quien puede adoptar: requisitos para la adopción

Los requisitos para la adopción internacional son los mismos que para la adopción nacional y están previstos en el art. 6 de la Ley  184/83 (tal y como modificado por la Ley 149/2001) que disciplina la adopción y el acogimiento y consideramos útil indicarlo  porque su contenido es el que más interesa a las parejas.

"Pueden adoptar todas las parejas unidas por el vínculo del matrimonio desde hace tres años por lo menos o que alcancen esos años sumando a la duración del matrimonio el período de convivencia prematrimonial,  entre los que no exista separación personal, ni siquiera de hecho y que sean idóneos a educar e  instruir y capaces de mantener a los menores que quieren adoptar."

Por lo que concierne la edad, según la ley:
- la diferencia mínima entre el adoptante y el adoptado se establece en 18 años;
- la diferencia máxima entre los adoptantes y el adoptado se establece en  45 años para uno de los cónyuges y en  55 para el otro. Este límite se puede derogar si los cónyuges adoptan a dos o más hermanos y si tienen un hijo menor de edad natural o adoptivo.
Esto quiere decir que si la futura madre tiene 47 años y el futuro padre 56, el matrimonio puede adoptar a un menor de 2 años o más mayor.
Si la futura madre tiene 54 y el futuro padre 63, los cónyuges pueden adoptar un menor  de 8 años o más mayor.
Si la futura madre tiene 50 años  y el futuro padre 68 años, pueden adoptar a un menor de 13 años.
Los límites de edad introducidos por la ley tienen por finalidad garantizar al adoptado unos padres idóneos para que puedan criarlo  y seguirlo hasta la edad adulta, en una condición análoga al de los padres naturales.
Esto es lo que prevé la ley italiana,  pero como la combinación con el niño adoptable la decide la Autoridad extranjera, los límites que nuestro legislador ha desplazado hacia muy adelante - para permitir que también las parejas menos jóvenes puedan adoptar - son poco eficaces en realidad, ya que la mayor parte de los Países extranjeros privilegia a las parejas jóvenes.
Así pues, para adoptar es necesario:
- ser dos;
- estar casados en el momento de la declaración de disponibilidad;
- probar documentalmente o por testimonio, cuando el matrimonio haya sido contraído desde hace menos de tres años - la convivencia continúa, estable y  duradera antes de la celebración del matrimonio por un período de tiempo que complete los 3 años;
- no tener en acto ningún procedimiento de separación, ni siquiera de hecho.
Asimismo, los aspirantes padres adoptivos tienen que ser idóneos a educar e instruir  y  capaces de mantener a los menores que quieren adoptar.
Está claro que para estos últimos requisitos no se puede proceder, como para los precedentes, con una simple verificación formal sino que es necesario efectuar una evaluación más compleja "en el mérito", es decir, en los contenidos  y en las modalidades de la relación de pareja, evaluación  que es efectuada por los Tribunales de Menores y realizada trámite los servicios socio-asistenciales de los Entes locales, también en colaboración con los servicios sanitarios locales ya que la interdisciplinaridad es necesaria para llevar a cabo una observación correcta de la relación de pareja,  de su disponibilidad real a acoger a un hijo  y de sus recursos para hacer frente a las eventuales dificultades de inserción.

El camino de la adopción


La adopción internacional es la adopción de un niño extranjero realizada en su país, ante las autoridades y leyes que allí operan.

Para que una adopción de este tipo pueda ser eficaz en Italia es necesario seguir unos procedimientos particulares establecidos en las leyes italianas e internacionales. En caso contrario, la adopción extranjera no tendrá validez en Italia y el niño no podrá entrar en nuestro país. Además, en algunos casos, el incumplimiento de las leyes sobre la adopción podría constituir un delito.

Estas disposiciones pueden parecer excesivas, pero son necesarias para garantizar a los niños abandonados y a sus futuros padres adoptivos una adopción legalmente correcta, y respetuosa de los derechos de todos los protagonistas.

La adopción internacional ha experimentado en estos últimos años una expansión considerable. En 1982 las adopciones de niños extranjeros pronunciadas por los Tribunales de menores italianos eran menos de trescientas en total. Durante el mismo período se registraban más de mil adopciones nacionales. En 1991 entraron en Italia por motivos de adopción más de dos mil setecientos menores extranjeros, mientras que los niños italianos declarados adoptables eran menos de mil.

La tendencia al aumento de las adopciones internacionales ha sido constante, en 1999 entraron en Italia tres mil niños extranjeros adoptados, mientras que las peticiones de idoneidad para la adopción internacional fueron más de siete mil.

Este desarrollo tan rápido del fenómeno se puede apreciar en todos los países económicamente desarrollados y no solamente en nuestro país. La mejora de las condiciones socioeconómicas ha producido como consecuencia una reducción del numero de niños abandonados y además, la disminución del número de nacimientos ha producido un aumento de las solicitudes de adopción. Como consecuencia, dichas solicitudes se han dirigido hacia la única vía posible, la vía de la adopción internacional.

El Convenio de La Haya del 29 de Mayo de 1993 relativo a la protección del niño y a la cooperación en materia de adopción internacional es el principal instrumento para garantizar de forma conjunta los derechos de los niños y los derechos de quienes desean adoptarlos, y para eliminar todo tráfico de menores que pudiera establecerse con fines de adopción. Italia adherió a este pacto con ley de 31 de diciembre de 1998 n. 476, cuyas normas modificaron la ley del 4 de mayo de 1983 n. 184 y que regulan actualmente el procedimiento de adopción internacional.

El espíritu del Convenio y de la ley italiana se basa en el principio de subsidariedad de la adopción internacional; es decir, la adopción debe ser la última vía que hay que recorrer para respetar el interés del niño, cuando no haya otra posibilidad de ayudarlo en su propia familia (en los casos en los que ésta exista) y en su propio país de origen.

Por lo tanto, podemos decir que la adopción internacional tiene un valor civil importante, y es un instrumento para enriquecer el aspecto multicultural y multirracial de nuestra sociedad moderna. Además, constituye una forma de solidaridad hacia los niños abandonados en los países más pobres. Pero no es la única; de hecho, la ley italiana prevé que los entes autorizados para llevar a cabo los trámites de la adopción internacional se ocupen concretamente de otro tipo de proyectos de ayuda y apoyo a la infancia en los países extranjeros en los que operan.

1er PASO : La declaración de disponibilidad


TIEMPO
: en un plazo de 15 días desde la presentación de la declaración, el Tribunal debe transmitir la solicitud a los servicios socio-territoriales competentes. (véase 2° paso)
SUJETOS: Pareja
Tribunal de menores
LUGAR: Tribunal de la propia Región de residencia; ITALIA

El primer paso, para quien desee adoptar un niño extranjero, es el Tribunal de menores competente en el territorio de residencia. Generalmente se encuentra en la capital de cada región, pero algunas regiones tienen más de uno. (véase el listado bajo “Tribunal de menores”)

En el caso de ciudadanos italianos residentes en el extranjero, el tribunal competente al que se debe presentar la solicitud es el del último domicilio de los cónyuges y, en ausencia de precedente domicilio, el tribunal de menores de Roma.

Una vez individuado el Tribunal, es necesario dirigirse a la secretaría civil para presentar la “declaración de disponibilidad” para la adopción internacional. Los aspirantes a la adopción no alegan un “derecho” de obtener un niño sino que solamente pueden expresar su “disponibilidad” para adoptar uno. De hecho, el instituto de la adopción tiene como objetivo satisfacer el derecho de todos los niños de tener una familia, y dar la posibilidad de tener una a aquellos niños que no la tengan. Y no lo contrario.

Junto a la declaración se alegan los siguientes documentos en papel no timbrado:

Certificado de nacimiento de los solicitantes; 
Estado civil;
Declaración a favor de la adopción por parte de los padres de los adoptantes, utilizando la forma de la declaración substitutiva de acto notorio ante el secretario; o en el caso en el que hubiesen fallecido:
Certificado de defunción de los padres de los solicitantes;
Certificado expedido por el médico de cabecera;
Certificados económicos: mod. 101 o mod. 704 o la nómina;
Certificado de antecedentes penales de los solicitantes; 
Acto notorio o declaración substitutiva que certifique que entre los cónyuges adoptantes no subsiste separación personal ni siquiera de hecho.
Los aspirantes tinen en primer lugar que responder a los requisitos previstos por el art. 6 de la ley n. 184/1983 y por tanto, pueden presentar la declaración de disponibilidad:

las parejas casadas; 
casadas por lo menos desde hace tres años (no se cuenta la eventual convivencia precedente more uxorio);
que no esten tramitando su separación ni esten separados de hecho;
con una diferencia máxima de edad de ambos de 40 años (y mínima de 18) respecto al hijo que desean adoptar;
con capacidad para educar, instruir y mantener al hijo adoptivo (requisitos que se encargarán de estudiar los Servicios territoriales, después de un primer control por parte del Tribunal).
Si el Tribunal de menores reconoce la manifiesta carencia de los requisitos antes mencionados, pronuncia inmediatamente un decreto de no idoneidad.
Si por el contrario, no hubiese nada que señalar, en un plazo de 15 días a partir de la fecha de la presentación de la declaración de disponibilidad, el juez de menores transmitirá la documentación de la pareja aspirante a los servicios de los Entes locales.

2° PASO: El estudio de los servicios territoriales 


TIEMPO: un plazo de 4 meses a partir del envío de la documentación por parte del Tribunal de menores.
SUJETOS: Servicios de los entes locales
Pareja
LUGAR: el servicio territorial de la propia ciudad de residencia; ITALIA

Los servicios de los Entes locales desempeñan la función importante de conocer a la pareja y de valorar sus capacidades para ser padres, recogiendo información sobre su historia personal, familiar y social. Como conclusión del trabajo realizado, los servicios escribirán un informe que enviarán al Tribunal suministrando al juez los elementos de valoración de la solicitud de la pareja.

Es evidente que este es un momento muy delicado en el que los aspirantes padres adoptivos pueden sentirse sometidos a examen. Los servicios deben valorar su capacidad de ocuparse del menor, la apertura de ambos respecto a la adopción, su situación socioeconómica, de forma discreta, poniéndose “de su parte” y no “en contra” de los aspirantes a la adopción. Y de esta forma, serán capaces de procurar a la pareja todos los elementos útiles para que esten preparados para la adopción.

Durante esta fase, otra función de los servicios es la de informar, de forma correcta y completa, a los aspirantes padres adoptivos sobre las condiciones de vida de los niños en sus países de procedencia y sobre los estilos de vida a los que están acostumbrados.

3er PASO: El decreto de idoneidad 


TIEMPO: un plazo de 2 meses a partir de la recepción del informe de los servicios territoriales
SUJETOS: Tribunal de menores
Pareja
LUGAR: el Tribunal de la propia Región de residencia; ITALIA

Una vez recibido el informe, el Tribunal convoca a los cónyuges y puede, si lo considerase oportuno, pedir ulteriores aclaraciones. En este momento, el juez decide si emitir un decreto de idoneidad o si por el contrario emitir un decreto que certifique la inexistencia de los requisitos para la adopción. Es evidente que el Tribunal toma la decisión basándose en el estudio realizado por los servicios, que constituye la base para la valoración de la idoneidad.

El decreto de idoneidad también puede contener, siempre en el interés del menor, todo elemento útil que complete el cuadro de las características de la pareja, para favorecer el encuentro con el niño determinado, o con más niños, que se desee adoptar.

Una vez emitido, el decreto se envía a la Comisión para las adopciones internacionales y al ente autorizado, si éste no ha sido ya elegido por los cónyuges.

4° PASO: Empieza la búsqueda


TIEMPO: la pareja tiene que empezar el procedimiento dirigiéndose a un ente autorizado en el plazo de 1 año a partir de la emisión del decreto de idoneidad.
SUJETOS: Ente Autorizado
Pareja
LUGAR: una de las sedes del ente autorizado elegido por los cónyuges; ITALIA

La pareja que ha obtenido el decreto de idoneidad tiene que empezar, en el plazo de un año a partir de su emisión, el procedimiento de adopción internacional, dirigiéndose a uno de los Entes autorizados por la Comisión para las adopciones internacionales. En esta fase, la pareja puede orientarse hacia un país donde dicho ente opera. Casi todos los entes autorizados organizan encuentros con el objetivo de informar a las parejas sobre los procedimientos de los países en los que operan y sobre la realidad de la adopción internacional, además de prepararles, con la colaboración de psicólogos y otros expertos, a su futuro papel de padres adoptivos.

Dirigirse a un ente autorizado es un paso OBLIGATORIO para que se pueda realizar una adopción internacional válida. El ente se ocupa de los cónyuges y lleva a cabo los trámites necesarios durante todo el procedimiento.

5° PASO: El “encuentro” en el extranjero 


TIEMPO: no predecible
SUJETOS: Ente Autorizado
Autoridad Central extranjera
Comisión para las adopciones internacionales italiana
Pareja
Niño que se desea adoptar
LUGAR: el país indicado por la pareja; EXTRANJERO

Se trata de la fase más delicada e importante de todo el procedimiento de adopción. En esta fase, el ente autorizado al que se han dirigido los cónyuges se encarga de buscar al niño en el país extranjero elegido. El ente, una vez individuado el niño adoptable, acompaña a los aspirantes padres al encuentro con el menor y les sigue durante la fase de los primeros contactos. Si los encuentros se concluyen con un juicio positivo por parte de las autoridades del país extranjero, el ente transmite los actos y los informes sobre el emparejamiento adoptado-adoptantes a la Comisión para las adopciones internacionales en Italia, certificando la subsistencia de los requisitos previstos por el Convenio de La Haya en el artículo 4.

Si por el contrario, los encuentros no se concluyesen positivamente, el ente toma nota e informa a la Comisión italiana, escribiendo un informe sobre los motivos del porqué la combinación no responde al interes del menor. Noticia útil, mejor dicho indispensable, para eventuales posibles combinaciones sucesivas.

Además, puede suceder que sea el ente el que no acepte una determinada propuesta de adopción realizada por la Autoridad central extranjera. En este caso, los aspirantes padres adoptivos pueden recurrir en Italia a la Comisión para las adopciones internacionales, que puede que no confirme el rechazo del ente y proceda directamente sustituyéndose al propio ente o que encargue a otro ente que lleve a cabo el procedimiento.

El ente autorizado debe transmitir toda la documentación sobre el niño junto con la resolución del juez extranjero a la Comisión para las adopciones internacionales en Italia, que se encarga de su conservación.

6° PASO: El regreso a Italia


TIEMPO: no cuantificable
SUJETOS: Comisión para las adopciones internacionales
Ente autorizado
Pareja
Niño
LUGAR: ITALIA

Una vez recibida por el ente autorizado la documentación sobre el encuentro producido en el extranjero y sobre el consentimiento de los cónyuges, la Comisión para las adopciones internacionales autoriza la entrada y la permanencia del menor en Italia, después de haber certificado que la adopción es conforme a las disposiciones del Convenio de La Haya.

7° PASO: La conclusión


TIEMPO: no cuantificable
SUJETOS: Tribunal de menores
Pareja
LUGAR: ITALIA; Tribunal de menores de la propia región de residencia.

Después de que el niño haya entrado en Italia, y haya pasado el eventual período de acogimiento preadoptivo, el procedimiento se concluirá con la orden, por parte del Tribunal de menores, de transcribir la resolución de adopción en el registro civil. El órgano competente para esta transcripción es el Tribunal de menores del lugar de residencia de los padres en el momento de su entrada en Italia con el menor (puede ser diferente del que anteriormente pronunció el decreto de idoneidad).

Con la transcripción, el menor se convierte definitivamente en ciudadano italiano y en miembro a todos los efectos de la nueva familia “multi-étnica” que acaba de nacer.

Señalar

© Copyright 2010 Comisión Adopción Internacional - All rights reserved